En memoria de Jorge Velaochaga

El día cuatro de marzo falleció, en Lima, el arquitecto Jorge Velaochaga Miranda; era conocido con el apelativo de “Cucho”. Era miembro supernumerario del Opus Dei. Presentamos una breve reseña sobre su vida.

Personas del Opus Dei
Opus Dei - En memoria de Jorge Velaochaga En un viaje a Abancay.

Fue titular de una empresa de construcciones de gran prestigio. Le preocupaba ofrecer su trabajo diario a Dios y luchó por santificarse personalmente a través de su profesión y de su familia. Su esposa fue Luz Rey. Tuvieron una hija, Irene. Siempre fueron una familia muy unida.

Jorge Velaochaga y su esposa Luz Rey

Perteneció al Opus Dei durante más de sesenta años. Conoció a los primeros miembros que llegaron al Perú, los sacerdotes Manuel Botas, Ignacio María de Orbegozo, Luis Tegerizo y varios seglares como Ramón Mugica y Jorge Boladeras, quien trabajó como ingeniero en su empresa de construcciones.

Fue un apoyo importante en las gestiones apostólicas de los primeros años del Opus Dei en el Perú.

En el terreno profesional, estuvo siempre disponible, para ayudar en lo que se necesitaba, tanto en la Prelatura de Yauyos como en el obispado de Abancay. No dudó en hacer varios viajes a Abancay cuando el obispo de esa diócesis, monseñor Enrique Pélach le pidió hacer los planos para diversas obras, como el Asilo de Ancianos, el Seminario y otras edificaciones.

Jorge Velaochaga con Enrique Cipriani y Alejandro Ferreyros en los inicios de Larboleda.

Fue una ayuda determinante en el nacimiento de INSA, un taller dedicado a la confección de ornamentos y objetos litúrgicos que ha contribuido al culto litúrgico en muchas parroquias y oratorios del Perú, y de otros países del mundo.En muchas oportunidades, su casa ha sido lugar de charlas de formación espiritual y reuniones para grupos de cooperadores y amigos.

Ayudó en la implementación de diferentes iniciativas apostólicas del Opus Dei en el Perú como la Universidad de Piura, los colegios Salcantay y Alpamayo, la casa de retiros Larboleda así como radio ERPA, poniendo a su disposición sus conocimientos de arquitecto y procurando ayudas económicas para estas iniciativas.

Su carácter siempre cordial, sonriente y su disposición a escuchar y atender a quien lo necesitaba le granjearon muchos amigos. Muchos de ellos, con su trato, se acercaron a Dios. Tuvo pasión por la familia y la gente joven. Era amigo de todos sus sobrinos. Intentaba acercar a todos a Dios. Era muy piadoso.