Mi oído izquierdo

«El domingo 13 de agosto, por la mañana me llamaron por teléfono y ‒suelo usar el auricular del lado izquierdo‒ para mi sorpresa, no escuchaba nada...». Así relata una mujer panameña un favor, que atribuye a la intercesión de Ernesto Cofiño.

Relatos y favores

El sábado 12 de agosto de 2017 empecé a sentir en el oído izquierdo una resonancia de los ruidos y, cuando cantaba, oía como un doble sonido. El domingo 13 de agosto, por la mañana me llamaron por teléfono y ‒suelo usar el auricular del lado izquierdo‒ para mi sorpresa, no escuchaba nada. Pensé que era un problema de la línea telefónica, pero al cambiar de oído me di cuenta que el problema era mío: no escuchaba nada por el oído izquierdo.

Pensé que era un problema de la línea telefónica, pero al cambiar de oído me di cuenta que el problema era mío: no escuchaba nada

El lunes 14 por la mañana fui al otorrino y, al hacer el examen, me dijo que tenía una sordera súbita difícil de curar. Al principio me asusté, porque por mi trabajo paso buenas horas escuchando personas para orientarles. Sin embargo, me dije: “Voy a pedirle a Tío Neto ‒así le llamamos al doctor Cofiño las personas que tuvimos la gracia de conocerle‒ que, si me conviene, interceda para que recupere la audición”.

El jueves 17 me hicieron una audiometría y, para sorpresa del médico, solo había perdido un 35 por ciento de audición

El especialista me dejó un tratamiento de cortisona para cinco días, anunciándome que no era segura la recuperación. Tomé las pastillas y acudí a la intercesión del doctor Cofiño.

El jueves 17 me hicieron una audiometría y, para sorpresa del médico, solo había perdido un 35 por ciento de audición. El día 21 terminé la novena a Ernesto y los ruidos desaparecieron. He recuperado el oído izquierdo totalmente. Estoy plenamente segura que Tío Neto me hizo este gran favor, del que quiero dejar constancia.

*****