La declaración de venerable de Guadalupe Ortiz de Landázuri, en los medios

El 4 de mayo el Papa Francisco autorizó que la Congregación de las Causas de los Santos promulgara los decretos relativos a doce causas de canonización, entre ellos el de Guadalupe Ortiz de Landázuri.

Revista de prensa
Opus Dei - La declaración de venerable de Guadalupe Ortiz de Landázuri, en los medios

Algunas informaciones sobre la declaración de Guadalupe Ortiz de Landázuri como venerable.

Europa Press El Papa aprueba las "virtudes heroicas" de la investigadora química del siglo XX Guadalupe Ortiz de Landázuri.

EFE (El Periódico) El papa declara venerable a Guadalupe Ortiz de Landázuri, del Opus Dei

Aciprensa El Papa nombra venerable a investigadora química y numeraria del Opus Dei

Rome Reports El Papa reconoce las “virtudes heroicas” del cardenal Van Thuan

Diario de Yucatán Se acerca a los altares iniciadora del Opus Dei en México

ReL El cardenal Van Thuan y Guadalupe Ortiz, del Opus Dei, son declarados «venerables»

Alfa y Omega Confortó a su padre antes de ser fusilado y perdonó a sus asesinos. Ahora es venerable

Radio Vaticana El Papa Francisco autoriza la promulgación de nuevas Causas de Santos

Televisa Se acerca a altares la iniciadora del Opus Dei en México



Europa Press El Papa aprueba las "virtudes heroicas" de la investigadora química del siglo XX Guadalupe Ortiz de Landázuri

El Papa Francisco ha aprobado este jueves 4 de mayo las "virtudes heroicas" de la española Guadalupe Ortiz de Landázuri (1916-1975), laica, del Opus Dei e investigadora química que llevó a cabo una intensa labor de evangelización y promoción social.

De este modo, Francisco ha validado los decretos que reconocen dichas virtudes después de mantener este jueves una audiencia privada con el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal Angelo Amato.

Guadalupe Ortiz de Landázuri nació en Madrid el 12 de diciembre de 1916 y en 1932 inició la carrera de Ciencias Químicas, unos estudios que se vieron interrumpidos al estallar la guerra civil. Una vez terminada la carrera, en 1941 comenzó a dar clases para sostener las necesidades económicas de su familia.

En 1944, conoció al fundador del Opus Dei, san Josemaría Escrivá de Balaguer y poco después pidió su admisión. Por su "generosidad, su fortaleza y alegría", en 1950, el fundador la invitó a comenzar el trabajo apostólico de las mujeres del Opus Dei en México.

Allí dirigió una residencia para universitarias, a las que animaba a poner sus conocimientos al servicio de los demás a través de su profesión y en varias iniciativas de asistencia a los necesitados. Al mismo tiempo, buscó la colaboración de mujeres profesionales y madres de familia, a las que trataba de contagiar su fe cristiana.

En 1956, Guadalupe se traslada a Roma y un año después regresa a España por una seria dolencia de corazón. Tras obtener el doctorado con la máxima calificación, el Premio Juan de la Cierva de Investigación y, tras dos cursos de profesora interina en el Instituto Ramiro de Maeztu, obtuvo por oposición la plaza de profesora titular de Ciencias en la Escuela de Maestría Industrial, actualmente, Instituto Santa Engracia.

Además, desarrolló su vida profesional como investigadora en el ámbito de la química aplicada; primero, en la búsqueda de materiales refractarios aislantes, con el objetivo de disminuir el consumo de energía, y más tarde en el sector de textiles. Al mismo tiempo, llevó a cabo una intensa labor de evangelización y promoción social. El 16 de julio de 1975 falleció en Pamplona, con fama de santidad.

La primera fase del proceso de canonización de Guadalupe Ortiz de Landázuri concluyó el 22 de marzo de 2005, tras tres años y medio de trabajo. El tribunal recogió la declaración de 54 testigos, examinó numerosos documentos y reunió las pruebas para determinar la heroicidad de su vida cristiana. Ahora, el Papa Francisco ha aprobado esas virtudes heroicas, un primer paso para ser santa.

Irradiaba alegría

El prelado del Opus Dei, monseñor Fernando Ocáriz, ha indicado que este decreto es "motivo de profundo agradecimiento a Dios" y ha destacado la "alegría" de Guadalupe Ortiz. "Irradiaba alegría cristiana en las distintas ocupaciones de su vida: como química, en las tareas del hogar, en la enseñanza y en la extensa e intensa dedicación apostólica que desplegó en España, México e Italia".

Para monseñor Ocáriz, el ejemplo de Guadalupe Ortiz recuerda que, "cuando Dios llama a la santidad, hasta las cosas más ordinarias adquieren un horizonte amplio y bello, y son motivo para acercar a muchas personas a la felicidad de la unión con Dios".

Por su parte, el postulador de la causa, el sacerdote Antonio Rodríguez de Rivera, ha definido a Guadalupe, en una entrevista, como "una mujer enamorada de Dios, llena de fe y de esperanza, que con su trabajo y optimismo, ayudó a los demás en sus necesidades espirituales y materiales". "Era manifiesta la alegría que impregnaba todo su quehacer, también ante situaciones más difíciles", ha añadido.


EFE (El Periódico) El papa declara venerable a Guadalupe Ortiz de Landázuri, del Opus Dei

El papa Francisco autorizó hoy el decreto con el que se declara venerable a la científica española Guadalupe Ortiz de Landázuri (1916-1975), miembro del Opus Dei.

La decisión del pontífice, que es el primer paso en los procesos de beatificación, se produjo como es habitual tras un encuentro con el prefecto de la Congregación para la causa de los santos, el cardenal Angelo Amato.

Guadalupe Ortiz de Landázuri nació en Madrid en 1916 y estudió Ciencias Químicas en la Universidad Central de su ciudad natal y fue una de las cinco mujeres de su promoción.

Su padre, que era militar, fue fusilado durante la Guerra Civil española, tras la que acabó la carrera universitaria y fue profesora de Física y Química en el colegio de las Irlandesas y en el Liceo Francés de Madrid.

A comienzos de 1944, a través de un amigo, conoció al fundador del Opus Dei, san Josemaría Escrivá, y entró a formar parte de la obra primero en Madrid y luego en Bilbao sobre todo dedicándose a la formación de los jóvenes.

De 1950 a 1956 estuvo en México donde empezó el trabajo apostólico del Opus Dei y en 1956 se estableció en Roma, donde colaboró con san Josemaría.

Después de dos años, por motivos de salud, se trasladó a España y retomó la enseñanza y la investigación científica.

Como consecuencia de una enfermedad del corazón falleció en Pamplona a los 59 años.

El camino hacia la santidad tiene varias etapas: la primera es venerable siervo de Dios, la segunda beato y la tercera santo.

Venerable Siervo de Dios es el título que se da a una persona muerta a la que se reconoce "haber vivido las virtudes de manera heroica".


Aciprensa El Papa nombra venerable a investigadora química y numeraria del Opus Dei

El Papa Francisco aprobó este jueves 4 de mayo el decreto que reconoce las virtudes heroicas de Guadalupe Ortiz de Landázuri, numeraria del Opus Dei e investigadora en el ámbito de la química aplicada.

Con esta aprobación se le considera “venerable” y se certifica que vivió las virtudes cristianas en modo heroico. Para que sea declarada beata, deberá aprobarse un milagro atribuido a su intercesión.

Según la Oficina de Información del Opus Dei, el Prelado, Mons. Fernando Ocáriz, al conocer la noticia, declaró que “estos nuevos decretos son, por tanto, motivo de profundo agradecimiento a Dios que es la fuente de toda santidad. Él actúa en las almas de tantas mujeres y hombres de nuestro tiempo, y nos deja esos ejemplos como luz y apoyo para nuestra vida”.

El Prelado subrayó que “cada causa de canonización nos ayuda a descubrir el amor de Dios y la alegría de caminar cristiano. Precisamente la alegría es un rasgo central de la vida de Guadalupe. Irradiaba alegría cristiana en las distintas ocupaciones de su vida: como química, en las tareas del hogar, en la enseñanza y en la extensa e intensa dedicación apostólica que desplegó en España, México e Italia”.

Además apuntó que “el ejemplo de Guadalupe nos recuerda que, cuando Dios llama a la santidad, hasta las cosas más ordinarias adquieren un horizonte amplio y bello y son motivo para acercar a muchas personas a la felicidad de la unión con Dios”.

El postulador de la causa, el sacerdote Antonio Rodríguez Rivera, declaró que Guadalupe Ortiz de Landázuri era “una mujer enamorada de Dios, llena de fe y de esperanza, que con su trabajo y optimismo, ayudó a los demás en sus necesidades espirituales y materiales. Era manifiesta la alegría que impregnaba todo su quehacer, también ante las situaciones difíciles”.

El P. Rodríguez también afirmó que “con este paso la Iglesia declara que Guadalupe ha vivido las virtudes en modo heroico, especialmente la caridad y se propone como ejemplo de mujer cristiana que se ha santificado en su vida ordinaria”.


Rome Reports El Papa reconoce las “virtudes heroicas” del cardenal Van Thuan

El cardenal vietnamita François-Xavier Van Thuán está a un paso de la beatificación. El Papa ha firmado el decreto que reconoce oficialmente que vivió heroicamente las virtudes cristianas. En cuanto se demuestre un milagro realizado por su intercesión, podrá ser beatificado.

En 1975, dos días después de que Pablo VI lo nombrara obispo coadjutor de Saigón, el régimen comunista lo encerró en la cárcel, acusado de conspirar con el Vaticano. Pasó 13 años en la cárcel, 9 de ellos en total aislamiento.

Siempre llevó una cruz con la cadena que se construyó clandestinamente esos días.

Card. François-Xavier Van Thuán

"Sepa que hice esta cadena con trozos de alambre de la prisión que los carceleros cortaron para mí. Me lo trajeron con prestaron unas pinzas para recortar y juntos tejimos la cadena en cuatro horas. El testimonio más importante que podemos dar es el amor, el perdón y la reconciliación. Olvidar el pasado y pensar en el futuro para construir juntos nuestro país, para construir un mundo más hermoso. Como dije el otro día, el futuro es mucho más apasionante que todos los pasados juntos”.

También el Papa Francisco ha reconocido los milagros que permitirán la beatificación del capuchino de Detroit Solanus Casey y de la argentina Catalina de María.

Además, ha reconocido también las "virtudes heroicas” de la mística italiana Edvige Carboni, que tuvo muchas visiones; y de la española Guadalupe Ortiz de Landázuri, que comenzó el trabajo del Opus Dei en México.


Diario de Yucatán Se acerca a los altares iniciadora del Opus Dei en México

María Guadalupe Ortiz de Landázuri, una de las iniciadoras de la prelatura apostólica del Opus Dei en México, se acercó hoy a las altares luego que el Papa Francisco reconoció sus “virtudes heroicas” y la declaró “venerable”.

El pontífice recibió la mañana de este jueves, en audiencia, al cardenal prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Angelo Amato, quien le sometió a consideración el expediente de Ortiz y de otros futuros santos.

También aprobó un “milagro” que le permitirá a Argentina tener una nueva beata, la madre Catalina de María Rodríguez, fundadora de la congregación de las Esclavas del Corazón de Jesús.

Ortiz de Landázuri debe su nombre a la Virgen de Guadalupe, ya que nació el mismo día de su fiesta pero de 1916 en Madrid. Estudió ciencias químicas y perdió a su padre, que era militar, en la Guerra Civil Española.

En 1944 conoció al fundador del Opus Dei, san Josemaría Escrivá de Balaguer, y se incorporó a la obra. Primero trabajó en la capital española, luego en Bilbao, donde se dedicó a la formación de los jóvenes.

Llegó a México en 1950, mandada por Escrivá para iniciar (con otras personas) la misión de “la obra”. Entre otras cosas, impulsó un centro de capacitación humana y profesional para campesinas en una zona rural del estado de Morelos.

Permaneció en el país hasta 1956, donde se trasladó a Roma para colaborar en el gobierno del Opus Dei, luego volvió a España, donde permaneció hasta su fallecimiento en 1975 como consecuencia de una enfermedad del corazón, a los 59 años.

El Papa también aprobó un “milagro”, una acción prodigiosa atribuida a la intercesión de la monja argentina Josefa Saturnina Rodríguez, cuyo nombre religioso fue Catalina de María, que vivió entre 1823 y 1896.

En 1874 fundó la congregación las Esclavas del Corazón de Jesús y fue muy amiga de otro santo argentino, apenas canonizado, el cura gaucho José Gabriel Brochero.

Todavía está pendiente de definir cuándo y dónde será la ceremonia de beatificación. Por costumbre esas celebraciones se llevan a cabo en el país del nuevo beato, aunque no es común que las presida el Papa.

Por otra parte, el pontífice también autorizó declarar como “venerables” a dos cardenales, hasta ahora “siervos de Dios”: el italiano Elia dalla Costa (1872-1961), quien fuera arzobispo de Florencia, y Francisco Javier Nguyen Van Thuan (1928-2002), arzobispo vietnamita.

Van Thuan, quien visitó México en varias ocasiones, fue designado arzobispo coadjutor de Saigón en 1975, pero dos días después fue arrestado por el régimen comunista y pasó 13 años en prisión, de los cuales nueve en aislamiento. Fue liberado el 21 de noviembre de 1988.

Dalla Costa es recordado por haber salvado a judíos y prófugos durante la Segunda Guerra Mundial con la creación de un comité clandestino, cuya responsabilidad confió al sacerdote Leto Casini y financiando la producción de pasaportes falsos, entre otras cosas.


ReL El cardenal Van Thuan y Guadalupe Ortiz, del Opus Dei, son declarados «venerables»

El Papa ha firmado este jueves los decretos promulgados por la Congregación para las Causas de los Santos que reconocen, entre otros, las virtudes heroicas del cardenal vietnamita Van Thuan y a la laica española del Opus Dei, Guadalupe Ortiz de Landázuri, por lo que pasan a ser considerados “venerables”.

De este modo, ambos avanzan en su camino hacia la santidad, que muchos ya acreditaban en vida.

El cardenal Van Thuan (1928-2002) fue detenido tras ser nombrado obispo coadjutor de Saigon por Pablo VI justo cuando Vietnam cayó en manos comunistas. Fue encarcelado y pasó 13 años en la cárcel, 9 de ellos en régimen de aislamiento.

Lejos de perder la fe, su estancia en prisión hizo que aumentara. Recitaba los pasajes bíblicos de memoria y celebraba misa utilizando sus manos como altar con gotas de vino y pequeños trozos de pan que conseguían hacerle llegar a la celda.

Tras vivir en condiciones infrahumanas fue puesto en libertad y expulsado del país. Así fue como llegó a Roma y el Papa Juan Pablo II le eligió para que predicase los ejercicios espirituales a la Curia Romana, le nombró responsable del Pontificio Consejo Justicia y Paz y le creó cardenal. Además, puso en marcha en 199 la preparación del Compendio de Doctrina Social de la Iglesia.

Su testimonio de lo que vivió en prisión y cómo experimentó el encuentro con el Señor en esas circunstancias impresionaron a decenas de miles de personas, entre ellas al propio Juan Pablo II.

Para conocer mejor la vida del ahora “venerable” cardenal Van Thuan, la periodista Teresa Gutiérrez de Cabiedes publicó recientemente en la editorial Ciudad Nueva una novela que recoge la historia real de este cardenal vietnamita, encarcelado por las autoridades comunistas. Su título es Van Thuan: libre entre rejas y lo puede adquirir aquí.

Una laica entregada a la evangelización

Por su parte, Guadalupe Ortiz (1916-1975) fue una incansable evangelizadora que expandió la palabra de Dios y el carisma del Opus Dei por España y por todo el mundo. El prelado del Opus Dei, Fernando Ocáriz ha declarado este jueves que la “alegría es un rasgo central de la vida de Guadalupe. Irradiaba alegría cristiana en las distintas ocupaciones de su vida: como química, en las tareas del hogar, en la enseñanza y en la extensa e intensa dedicación apostólica que desplegó en España, México e Italia”.

Añadía el prelado que “el ejemplo de Guadalupe nos recuerda que, cuando Dios llama a la santidad, hasta las cosas más ordinarias adquieren un horizonte amplio y bello, y son motivo para acercar a muchas personas a la felicidad de la unión con Dios”.

En una entrevista, el postulador de la causa, el sacerdote Antonio Rodríguez de Rivera, definía a Guadalupe como «una mujer enamorada de Dios, llena de fe y de esperanza, que con su trabajo y optimismo, ayudó a los demás en sus necesidades espirituales y materiales. Era manifiesta la alegría que impregnaba todo su que hacer, también ante situaciones más difíciles”.


Alfa y Omega Confortó a su padre antes de ser fusilado y perdonó a sus asesinos. Ahora es venerable

Durante la Guerra Civil, el padre de Guadalupe Ortiz de Landázuri fue fusilado. En las horas previas a la ejecución, Guadalupe confortó a su progenitor, que era militar, y una vez consumado el asesinato, perdonó a los responsables. Este jueves 4 de mayo el Papa Francisco la declaró venerable

Este jueves 4 de mayo de 2017 el Papa recibió en audiencia al cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, y aprobó los decretos relativos a 12 causas de canonización. Entre los decretos autorizados por Francisco solo figura el de una española, Guadalupe Ortiz de Landázuri, laica a la que el Santo Padre ha declarado venerable y que nació en Madrid en 1916 el día de la Virgen de Guadalupe.

Ortiz de Landázuri estudió Ciencias Químicas en la Universidad Central de Madrid –fue una de las cinco mujeres de su promoción–, pero antes de poder acabar la carrera estalló la Guerra Civil Española, en la que su padre fue fusilado. En las horas previas a la ejecución, Guadalupe confortó a su progenitor, que era militar, y una vez consumado el asesinato, perdonó a los responsables.

Al acabar el conflicto bélico, Guadalupe terminó la carrera universitaria y fue profesora de Física y Química en el colegio de las Irlandesas y en el Liceo Francés de Madrid.

En 1944 se hizo miembro del Opus Dei tras conocer ese mismo año a san Josemaría Escrivá, fundador de la institución. Años más tarde, la ahora venerable reconoció de aquel encuentro que «tuve la sensación clara de que Dios me hablaba a través de aquel sacerdote».

Ya como miembro de Opus Dei, Ortiz de Landázuri trabajó en Madrid, en Bilbao, y en 1950 se trasladó a México, donde inició el trabajo apostólico del movimiento fundado por Escrivá de Balaguer. Alentadas por Guadalupe, varias de sus amistades impulsaron en el país sudamericano un centro de capacitación humana y profesional para campesinas, situado en una zona rural del Estado de Morelos, así como diferentes actividades de promoción humana y cristiana.

Guadalupe estuvo en México hasta 1956, años en el que se trasladó a Roma. En la ciudad eterna colaboró con san Josemaría en el gobierno del Opus Dei pero, por motivos de salud, se tuvo que trasladar a España dos años después.

Guadalupe Ortiz de Landázuri falleció en Pamplona en 1975, mismo año en que san Josemaría murió en Roma. Tenía solo 59 años y falleció con fama de santidad el día de la Virgen del Carmen.

Cronología de su canonización

El primer paso en su causa de canonización se dio en 2001, cuando el prelado del Opus Dei, monseñor Javier Echevarría, nombró al reverendo Benito Badrinas Amat postulador de la causa de beatificación y canonización de Guadalupe.

El 3 de noviembre de 2001 la Congregación de las Causas de los Santos concedió el nihil obstat para incoar el proceso de canonización de Guadalupe y el 18 del mismo mes tuvo lugar la primera sesión del proceso sobre la vida, las virtudes y la fama de santidad de Guadalupe, en la archidiócesis de Madrid, presidida por el cardenal Rouco Varela.

El 18 de marzo de 2005 tuvo lugar la sesión de clausura del proceso diocesano, presidida por el arzobispo de Madrid. Doce años después, este 4 de mayo de 2017 el Papa autorizó a la Congregación de las Causas de los Santos a promulgar el decreto sobre las virtudes de la sierva de Dios Guadalupe Ortiz de Landázuri.

«Como repite el Papa Francisco, los santos son el rostro más bello de la Iglesia. Estos nuevos decretos son, por tanto, motivo de profundo agradecimiento a Dios, que es la fuente de toda santidad. Él actúa en las almas de tantas mujeres y hombres de nuestro tiempo, y nos deja esos ejemplos como luz y apoyo para nuestra vida», comentó el prelado del Opus Dei, monseñor Fernando Ocáriz, tras la declaración como venerable de Guadalupe.

José Calderero @jcalderero


Radio Vaticana El Papa Francisco autoriza la promulgación de nuevas Causas de Santos

En la mañana del jueves 4 de mayo de 2017, el Santo Padre Francisco recibió en audiencia a su eminencia el cardenal Angelo Amato, S.D.B, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Durante dicho encuentro, el Santo Padre autorizó a esta Congregación a promulgar los decretos relativos a las siguientes causas:

- El milagro, atribuido a la intercesión del Venerable Siervo de Dios Francisco Solano Casey, en aquel tiempo conocido como Bernardo, sacerdote profeso de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos; nacido el 25 de de noviembre de 1870 y fallecido el 31 de julio de 1957.

- El milagro atribuido a la intercesión de la Sierva de Dios María de la Inmaculada Concepción, en aquel tiempo conocida como Adelaide Batz de Trenquelléon, fundadora de las Hijas de María Inmaculada; nacida el 10 de junio de1789 y fallecida el 10 de enero 1828.

- El milagro atribuido a la intercesión de la Venerable Sierva de Dios Chiara Fey, fundadora de las Hermanas del Niño Jesús Pobre; nacida el 11 de abril de 1815 y fallecida el 8 de mayo 1894.

- El milagro atribuido a la intercesión de la Sierva de Dios Catalina de María (en el siglo Josefa Saturnina Rodríguez), fundadora de la congregación de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús; nacida el 27 de noviembre de 1823 y fallecida el 5 de abril de 1896.

- El martirio del Siervo de Dios Luciano Botovasoa, laico y padre de familia, perteneciente a la Tercera Orden de San Francisco; fallecido en Vohipeno (Madagascar) por odio a la fe el 17 de de abril de 1947.

- Las virtudes heroicas del Siervo de Dios Elia de Costa, cardenal de la Santa Iglesia Romana, Arzobispo de Florencia; nacido el 14 de mayo 1872 y perecido el 22 de diciembre de 1961.

- Las virtudes heroicas del Siervo de Dios Francisco Saverio Nguyen Van Thuan, cardenal de la Santa Iglesia Romana; nacido el 17 de abril de 1928 y muerto el 16 de septiembre de 2002.

- Las virtudes heroicas de la Sierva de Dios Giovanna Meneghini, fundadora de la Congregación de Hermanas Ursulinas del Sagrado Corazón de María; nacida el 23 de mayo de 1868 y fallecida el 2 de de marzo de 1918.

- Las virtudes heroicas de la Sierva de Dios Vincenza Cusmano, Hermana Superiora General de la Congregación de las Siervas Pobres; nacida el 6 de enero de 1826 y fallecida el 2 de de febrero de 1894.

- Las virtudes heroicas del Siervo de Dios Alessandro Nottegar, laico, padre de familia y fundador de la comunidad Regina Pacis; nacido el 30 de octubre 1943 y fallecido el 19 de de septiembre de 1986.

- Las virtudes heroicas de la Sierva de Dios Edvige Carboni, laica, nacida el 2 de mayo de 1880 y fallecida el 17 de febrero de 1952.

- Las virtudes heroicas de la Sierva de Dios María Guadalupe Ortiz de Landázuri y Fernández de Heredia, laica miembro de la Prelatura Personal de la Santa Cruz y del Opus Dei; quien nació el 12 de diciembre 1916 y murió 16 de julio de 1975.

(SL-Radio Vaticana)


Televisa Se acerca a altares la iniciadora del Opus Dei en México

María Guadalupe Ortiz de Landázuri, una de las iniciadoras de la prelatura apostólica del Opus Dei en México, se acercó hoy a las altares luego que el papa Francisco reconoció sus “virtudes heroicas” y la declaró “venerable”.

El pontífice recibió la mañana de este jueves, en audiencia, al cardenal prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Angelo Amato, quien le sometió a consideración el expediente de Ortiz y de otros futuros santos.

También aprobó un “milagro que le permitirá a Argentina tener una nueva beata, la madre Catalina de María Rodríguez, fundadora de la congregación de las Esclavas del Corazón de Jesús”.

Ortiz de Landázuri debe su nombre a la Virgen de Guadalupe, ya que nació el mismo día de su fiesta pero de 1916, en Madrid. Estudió ciencias químicas y perdió a su padre, que era militar, en la Guerra Civil Española.

En 1944 conoció al fundador del Opus Dei, san Josemaría Escrivá de Balaguer, y se incorporó a la obra. Primero trabajó en la capital española, luego en Bilbao, donde se dedicó a la formación de los jóvenes.

Llegó a México en 1950, enviada por Escrivá para iniciar (con otras personas) la misión de la obra. Entre otras cosas, impulsó un centro de capacitación humana y profesional para campesinas en una zona rural del estado de Morelos.

Permaneció en el país hasta 1956, donde se trasladó a Roma para colaborar en el gobierno del Opus Dei, luego volvió a España, donde permaneció hasta su fallecimiento en 1975 como consecuencia de una enfermedad del corazón, a los 59 años.

El papa Francisco también aprobó un milagro, una acción prodigiosa atribuida a la intercesión de la monja argentina Josefa Saturnina Rodríguez, cuyo nombre religioso fue Catalina de María, que vivió entre 1823 y 1896.

En 1874 fundó la congregación las Esclavas del Corazón de Jesús y fue muy amiga de otro santo argentino, apenas canonizado, el cura gaucho José Gabriel Brochero.

Todavía está pendiente de definir cuándo y dónde será la ceremonia de beatificación. Por costumbre esas celebraciones se llevan a cabo en el país del nuevo beato, aunque no es común que las presida