23. ¿Tuvo contactos en Burgos con Franco o con miembros destacados del franquismo?

Con el asesoramiento del Centro de Documentación y Estudios Josemaria Escrivá de Balaguer (CEDEJ), José M. Cejas responde a una serie de cuestiones históricas sobre la vida del Fundador del Opus Dei y de su familia, el origen del Opus Dei, el contexto político y social en el que comenzó a desarrollarse el Opus Dei, la actitud de Josemaría Escrivá ante la guerra civil de España, Franco y otras muchas preguntas.

Cuestiones históricas

En Burgos

23. ¿Tuvo contactos en Burgos con Franco o con miembros destacados del franquismo?

Con Franco no tuvo ningún contacto. Tampoco con personas destacadas del franquismo. Había coincidido con Ramón Serrano Suñer años atrás en Zaragoza, en el claustro de profesores del Instituto Amado, donde ambos daban clase de Derecho, sin que hubiese habido entre ellos ninguna relación de amistad. Eso explica que en Burgos, donde residía Serrano Suñer (que era entonces ministro de Gobernación y, por así decir, “la mano derecha de Franco”), no tuvieran ningún trato.

Tampoco tuvo una relación especial con dos viejos conocidos de su época universitaria en Zaragoza que obtuvieron cargos políticos en 1938: Enrique Giménez Arnau, que fue designado jefe de la secretaría particular del ministerio de Interior en esa misma época; y José Lorente Sanz, que fue nombrado subsecretario del ministerio de Interior. El trato con este último se redujo a realizar una serie de gestiones para la edición de Camino .

Estas eran las únicas personas del ámbito político a las que conocía.

En la esfera militar, Escrivá conocía desde el año 1931 al general Luis Orgaz Yoldi, vecino de los Romeo, una familia con la que tenía amistad desde los años que residió en Zaragoza. Conocía además a otros dos militares: al coronel Vicente Rodríguez Rodríguez, padre de Vicente Rodríguez Casado, un joven miembro del Opus Dei; y a Joaquín Lahuerta López, padre de un estudiante que frecuentaba la residencia DYA.

En Burgos se relacionó fundamentalmente con personalidades del mundo eclesiástico y académico; y de modo especial con jóvenes estudiantes que había tratado en la residencia DYA y que venían a verle desde diversos lugares.